domingo, septiembre 23, 2012

La evolución de la fotografía (I)

Full Frame para todos!

Una de las mayores novedades que ha dejado tras de si la feria de Photokina es la llegada de las nuevas réflex Full Frame "asequibles".

Canon ha presentado la EOS 6D poco tiempo después que Nikon anunciara la D600. Nombres similares para cámaras muy parecidas tanto en prestaciones como en precio, unos 2.000€.

Fuente: telegraph

Parece ser que las dos marcas referentes en el mundo de la fotografía han querido apostar por una nueva estratégia, acercar el formato completo (reservado exclusivamente a los profesionales por su elevado precio) a un público más amplio, especialmente a aficionados avanzados.

No voy a negar las ventajas del Full Frame, sobre todo en cuestión de control de ruido a ISOs altos, pero uno de sus mayores puntos débiles es precisamente la ausencia del factor de recorte que tienen los sensores más pequeños. Me explico:

Los objetivos usan unas lentes circulares que alteran la imagen, ya sea curvando los bordes (deformación de barril), oscureciendo las esquinas (viñeteo), aberraciones cromáticas, etc.

Los objetivos profesionales (y por ende más caros) solventan bastante bien estos problemas, mientras que los objetivos más asequibles sufren bastante si analizamos las fotografías de cerca.

El problema que se nos plantea al usar sensores Full Frame, es que se utiliza más parte del objetivo, mientras que con un sensor más pequeño, éste capta la parte central de la lente, que es donde más nitidez y menos problemas suelen haber.

Fuente: beeldenars

Es decir, un objetivo "normalillo" aguantará el tipo con un sensor APS-C, pues la zona útil será la central, mientras que un sensor Full Frame sacará a relucir las aberraciones cromáticas, deformaciones, etc, perjudicando gravemente la calidad final de la fotografía.

Al final el tener una réflex Full Frame asequible (si es que 2.000€ son asequibles) puede convertirse en un arma de doble filo, pues nos obligará a montar ópticas de gran calidad, haciendo que el desembolso final entre cuerpo y objetivo supere fácilmente los 3.000€.

El único sentido que le veo a estas cámaras, es para aquellos fotógrafos profesionales que ya disponen de objetivos de alta gama, que quieren tener un segundo cuerpo como apoyo o reserva y no quieren renunciar al Full Frame (ya sea por el tema de ruido, o por no perder ese angular).

Mientras tanto, los aficionados a la fotografía y los que quieren inciarse, seguirán comprando como churros las réflex con sensores APS-C como la saga EOS 650D.

No hay comentarios: